La pasada semana dejó en registro unos eventos que tendrán importantes consecuencias en el futuro político de nuestro pueblo.

Por nuestra condición de colonia lo que ocurre en Estados Unidos repercute, para bien o para mal, en nuestra isla.

Entre los eventos relevantes en Estados Unidos están el veredicto de culpabilidad contra el director de campaña del presidente Trump, la alegación de culpabilidad de su abogado y la inmunidad que solicitó y obtuvo su director de finanzas. El cerco se va cerrando y el presidente que le hace culto a la mentira terminará enredado en sus falsedades y locuras.

En el Partido Popular,en Puerto Rico, se oye el sonar de tambores de guerra. Los ex-gobernadores del PPD se tiran a matar, los autonomistas y los estado libristas se apuñalan sin misericordia y los vela guiras disfrutan la tragicomedia popular.

En el Partido Nuevo se continúa la guerra contra la Junta de Supervisión Fiscal la cual cada día nos ahoga y denigra con sus poderes del amo sobre el esclavo.

Es poca la diferencia moral entre esclavitud y colonia.

El cierre, lamentable, fue la muerte del senador John McCain, héroe y baluarte de decencia en el Partido Republicano que en su lecho de muerte pidió que el presidente Trump no asistiera a su funeral. McCain en el Año 2000 perdió la candidatura a presidente por el Partido Republicano frente a George W. Bush y en el 2008 perdió la elección a presidente de los Estados Unidos frente a Barack Obama. Bush y Obama serán los oradores en su funeral.

Una semana para la historia.

Escrito por La Palabra